El «neuromarketing» es un concepto cada vez más extendido. Si buscamos el término en Google, una de las respuestas que encontraremos es: «Neuromarketing: cuando la tecnología mide las emociones del consumidor». Pero la verdad es que esta es una definición bastante limitada para un concepto tan amplio que incluye conceptos de marketing emocional, storytelling y neuromarketing. Por eso hoy vamos a intentar ampliar esa información y definir, de una manera más amplia, qué es el neuromarketing.

 

¿Qué es el neuromarketing?

El neuromarketing es el estudio del proceso de la toma de decisiones de los consumidores, o posibles consumidores, antes de comprar, mientras están comprando y, por supuesto, después de la compra. Esta disciplina permite encontrar la fórmula para mejorar la conversión de los productos y servicios de una marca a través de este estudio científico.

Lo que pretenden las marcas a través del neuromarketing es descubrir cómo actúa el subconsciente de los consumidores para poder incidir en él y así aumentar las ventas.

 

Tipos de neuromarketing

Cada día es más evidente, y la pandemía lo ha dejado claro, que si las marcas quieren llegar a los consumidores y a su público objetivo, ya no es suficiente con tener un producto excelente. Para poder conectar con los consumidores, las marcas deben llegar a despertar emocionesa través del Marketing Emocional y del Storytelling. Así podremos sensibilizar a los consumidores creando historias donde la marca es parte de ella pero no la protagonista.

El neuromarketing fusiona la Neurociencia y el Marketing para poder llegar con más facilidad al consumidor, investigando y estudiando el comportamiento del cerebro en el proceso de compra, y así poder descubrir los deseos y necesidades y cubrirlas con sus productos y servicios.

Una vez que sabemos qué es el neuromarketing, solo falta diferenciar los tres tipos de neuromarketing que existen:

      1.- Neuromarketing auditivo:

Es el que se basa en todo aquello que percibe nuestro sentido de la audición, todo aquello que escuchamos. Por eso la música de los anuncios, el silencio, el volumen, el género… todo se tiene en cuenta para que el subconsciente pueda ser influido y, como resultado, exista una decisión de compra.

Es importante recordar que nuestro sentido del oído tiene memoria auditiva y ésta es la que almacena información sobre nuestras experiencias a lo largo de nuestra vida, tanto en el pasado como en el presente. De ahí que una compra pueda estar ligada a un sonido o a un recuerdo.

      2.- Neuromarketing visual:

Siguiendo con el anterior, es aquel que se basa en cómo percibimos nuestro alrededor con los ojos; cómo el sentido de la vista es capaz de captarlo todo y, como consecuencia, el consumidor perciba algo de manera más interesante. Para esto también existen diferentes técnicas y tácticas:

  • Terminar los precios en 0,99, haciendo que nuestro cerebro perciba que ese precio es más bajo que otro.
  • Las palabras “gratis”, “rebajas”, “ocasión”, “oferta”, son otras técnicas de venta para llamar la atención a nuestros consumidores.

Está demostrado que una imagen llega siempre de forma muchísimo más rápida al cerebro, con lo cual, la eficacia del mensaje que se quiere transmitir, también está más garantizada.

      3.- Neuromarketing kinestético

Este tercer tipo de neuromarketing es el que se basa en lo que percibimos con el sentido del tacto, el olfato y el gusto. Aunque es cierto que es el menos utilizado, no es menos importante que los otros dos. Por ejemplo:

  • Las degustaciones de productos.
  • Presentaciones donde los consumidores y público pueden oler, tocar y probar.

Una vez diferenciados los tres tipos de Neuromarketing, podemos entender lo importantes son las sensaciones y las emociones que despiertan los productos. A través de ellas, un consumidor, o su cerebro más bien, determinará en su subconsciente si ese producto llegará a su casa o no. El trabajo de las marcas es persuadir y motivar a la compra de los productos y servicios.

 

VENTAJAS DEL NEUROMARKETING

  1. El neuromarketing es capaz de medir todos los estímulos sin la necesidad de preguntar al consumidor, como se hacía hasta ahora a través del marketing tradicional.
  1. Los estudios de neuromarketing siempre serán mucho más precisos que los de otros tipos de Marketing porque al ser fisiológicas, muchas de ellas son de forma inconsciente.
  1. El neuromarketing optimiza y fusiona los recursos de la publicidad, así como sus técnicas, para entender de forma más “racional”, la relación emocional entre la conducta del consumidor y su mente.
  1. Los datos que nos proporciona el neuromarketing son mucho más tangibles que los convencionales.
  1. El neuromarketing evalúa de forma más precisa lo que el consumidor siente, pero también lo que piensa, tanto de forma consciente como inconsciente. Priorizándolo ante lo que nos cuenta, puesto que lo que nos cuenta siempre puede estar condicionado y manipulado por él mismo de forma consciente.
  1. Para las marcas el neuromarketing es una gran “herramienta” para optimizar los recursos de la empresa, ayudando a nivel corporativo a la creación y gestión de productos enfocados de forma más concreta a cubrir necesidades reales de los consumidores.
  1. El neuromarketing hace uso de los conocimientos de los procesos cognitivos de la neurociencia y la neuropsicología para poderlos aplicar a la publicidad.
  1. La identificación de patrones acción-reacción o causa-efecto que proporcionan datos específicos para crear modelos y diseño de excelentes campañas de publicidad y productos optimizados para sus consumidores.